​IN MEMORIAM

RODOLFO MOLINA

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

UN ARTISTA CONTEMPORANEO EN EL MARTE 
​MUSEO DE ARTE DE EL SALVADOR


"Después de ser testigo del acto simbólico de colocación de la primera piedra y ser, en alguna medida, responsable de la obra que se inicia, uno se enfrenta a la realidad y al compromiso ineludible de poner la segunda y terminar, de acuerdo a la previsto, la obra prometida.  Eso sucedió con el MARTE y para lograr que fuera una realidad y cumplir la palabra empeñada por la Junta Directiva de la Asociación Museo de Arte de El Salvador se necesitaron muchos y valiosos apoyos.  Entre esos destaco el que desde sus inicios brindo al museo Rodolfo Molina distinguido artista, gran amigo y especial colaborador.  Al recordarlo y honrar su memoria puedo afirmar que siempre estará presente entre nosotros a través de su obra, de sus conocimientos y experiencias compartidas por su solidaridad y sobre todo por habernos acompañado en este sueño que, desde el 22 de mayo de 2003, es una realidad para todos los salvadoreños."
Roberto Galicia, Director Ejecutivo, Museo de Arte de El Salvador, 2 de Octubre, 2013.


El primer grupo de artistas contemporáneos emerge en El Salvador durante el conflicto armado a inicios de los años 80.  Entre los jóvenes valores que conformaban este movimiento se encontraban artistas de la talla de Luis Lazo Chaparro, Marta Eugenia Valle, Antonio Bonilla y Rodolfo Molina. Este puñado de artistas es considerado “avant garde” en la historia del arte salvadoreño por quebrar esquemas convencionales brindando un aire fresco versus artistas que en ese período tenían mayor aceptación comercialmente hablando. El "laberinto" era el centro intelectual en donde dichos artistas encontraban un espacio para experimentar y exhibir sus obras.  En su libro Procesos en el arte de El Salvador (2011), la Dra. Astrid Bahamond, resalta: “En la década de los ochenta, la galería el laberinto era conducida por Janine Janowski, quien, con verdadero criterio profesional dirigía desde entonces, de forma directa o indirecta, la calidad de la producción plástica nacional, en el sentido de no guiar su inclinación y apoyo hacia los artistas desde criterios puramente comerciales, sino que intuiría el verdadero cauce estético e histórico de la plástica salvadoreña a finales de siglo."   Trabajando en este ambiente, Rodolfo Molina desarrolla su vocación, enriquece su obra y se reafirma como un pionero del arte contemporáneo salvadoreño.  


Veinte años más tarde, el arquitecto Molina continua innovando su obra pero dedicando grandes esfuerzos a su labor como gestor cultural.  Al asumir la presidencia de la Fundación Julia Díaz con la llegada del nuevo milenio, su primera misión es encontrarle un hogar al Museo Forma y proteger la valiosa colección legada por Julia Díaz.  Paralelamente, y desde 1998, el Patronato pro-cultura de El Salvador, ansiaba construir un museo de arte moderno y trabajaba en adquirir un terreno para alojarlo.  Otras entidades y personas altruistas estaban dispuestas a ofrecer su apoyo para lograrlo. Muchos colaboran para hacer realidad este "sueño" como nos ha mencionado arriba el actual director ejecutiivo del MARTE, Roberto Galicia.  ​ De esta manera, el 22 de mayo del 2003, nace el Museo de Arte de El Salvador, MARTE.  El museo abrió con cuatro exposiciones: "Puntos Cardinales", una muestra de artistas nacionales a cargo del curador Luis Croquer; "Diálogo entre artistas"con obras de latinoamericanos en El Salvador curada por Bélgica Rodríguez; "Suite Vollard"que adornó  las paredes del museo con obras de Pablo Picasso de la mano de Inmaculada Corcho; y "Herencia de sus sueños", la monografía de la pintora salvadoreña Julia Díaz (1917-1999) bajo el cuidado de Rodolfo Molina.  La muestra constaba de 38 lienzos de la pintora salvadoreña y la selección de obras fue producto de una investigación en la cual Molina pudo registrar 85 pinturas.  La mayoría de obras que conformaban la exhibición en homenaje a esta pionera del arte en El Salvador pertenecen a la colección del Museo Forma y fueron prestadas al MARTE por un periodo de cuatro años gracias a la gestión de la Fundación Díaz liderada por el arquitecto Molina.  


A partir del 2003. el museo organiza SUMARTE: una subasta privada de arte que cuenta con el apoyo de AMARTE, Amigos del MARTE. Este esfuerzo anual involucra a organizadores, artistas, coleccionistas, jurados y patrocinadores, quienes contribuyen a garantizar su éxito ya que del mismo dependen gran parte de los programas educativos del museo.  En el 2004, el nuevo museo comienza a recibir propuestas de artistas jóvenes nacionales y extranjeros por medio de MARTE Contemporáneo, un programa financiado por Mario Cáder-Frech,   El programa da inicio con la iniciativa llamada Intervenciones que brindaba una plataforma para que artistas experimentaran e interactuaran con mentes creativas en común.   En aras de apoyar a nuevos valores y encontrar soluciones ante los desafíos que el gremio artístico enfrenta, Rodolfo colabora gustosamente con estos programas.  El también se une a la labor de un grupo de filántropos centroamericanos en el proyecto que posteriormente se convertiría en la Bienal de Artes Visuales del Istmo Centroamericano, BAVIC.


Rodolfo Molina trabajó en una serie de exhibixiones que han formado parte de la historia del MARTE.   Entre ellas tenemos: "Pintura Europea de los siglos XVII y XVIII", "Sin Límite: Pintura Salvadoreña y Española para un nuevo siglo" curada con Inmaculada Corcho y organizada con motivo de la visita de los Reyes de España a El Salvador; "Grabados DE Rembrandt"; “Litografías de Marc Chagall, ilustraciones para la ODISEA”; "Intervenciones" (2004, 2005 y 2006); y "Al compás del tiempo: proceso e influencias en el arte salvadoreño", exhibición montada con su colega el Arquitecto Rafael Alas y que permanecerá abierta al público hasta el año 2016. Su última curaduría, “Del Expresionismo al Arte Pop”, es gestada en conjunto con Velia Larcinese y abre sus puertas el 5 de Marzo del 2013.   


Ante el fallecimiento de Rodolfo Molina, el pintor salvadoreño Mauricio Mejía reflexiona sobre su labor en entrevista a los medios: "El fue uno de los primeros artistas plásticos que se dedicó a la curaduría y fue uno de artistas que en su momento impuso un nuevo concepto visual, nuevas propuestas de arte moderno. Rodolfo rompió con la manera de trabajo que se manejaba, él es un referente de toda una generación.., Su obra es sólida en cuanto a calidad, como artista siempre fue muy cuidadoso de todo y fue muy innovador. De verdad que es una pérdida para el arte porque él fue alguien con mucho talento y académicamente muy bien formado, se pierde alguien con mucha calidad"  (El ultimo adiós para el artista y curador Rodolfo Molina, elsalvador.com. Diandra Mejía, 29 de Marzo, 2013).  ​Jorge Palomo, curador independiente y colaborador del Museo de Arte de El Salvador nos recuerda en "Los nuevos Curadores", exposición del taller de formación de curadores de arte nacional realizada en Noviembre del 2013:  "En marzo falleció Rodolfo Molina, quien además de ser uno de nuestros más importantes pintores contemporáneos, también fue un invaluable curador y gestor cultural. Sin bien no siempre compartimos los mismos criterios profesionales, su ausencia ha dejado un vacío notable en el ámbito nacional..."​   La Junta Directiva del MARTE decidió en abril del 2013 que el premio único otorgado por el Museo de Arte de El Salvador, y que se entrega durante el evento de SUMARTE, llevará el nombre de Rodolfo Molina en honor a los aportes que este artista contemporáneo desarrollo en las artes.

 

 

ARTE

CONTEMPORANEO